sábado, 30 de agosto de 2008

"PROESÍA EBRIÓTICA", Por Lady Pepa



SOBAOS DE TANGOS


tener frío en los pies no es suficiente cuando deseas recorrer la montaña, pasear por la playa en invierno, calarte hasta los huesos y más allá, enseñar tus dedos estirados por las caricias.
el día que salimos, el frío también reinaba en el sur, y era ese frío el que empujaba, te inquietaba por dentro, te poseía. fue este frío el que me inició en la búsqueda, búsqueda que aún no sabía que lo era.
tienen fama de troleros, liantes y mujeriegos, largos con la palabra y escasos en sentimientos, deseosos sin deseos, y de grandes reposteros, analizadores de sueño y desmontadores de almas, escuetos con lo que dan y ambiciosos con lo que toman...pero que más da.
muchas mujeres con risa, que no pecan si están fuera y que a pesar de los días, las noches no se la pierden. todas perfumadas, maquilladas y vestidas de domingo para un lunes ordinario. yo no tanto, por fuera como por dentro. me sentía llena de libertad, cuajada de seguridad y sincera con mis ojos. me gané el liderazgo del grupo. 
cuando caminas de noche por aceras mojadas y nuevas notas como si te acechara el destino. el nuestro fue aquel bar, pequeño y de madera. con una sola mesa arrinconada, reciclada para cansadas, fugitivas, tristes o mironas. reservada por él para contralarlo todo y con hombres en la barra.
echaste un gran vistazo, pusiste el anzuelo en todas, y todas cayeron. cada una con sus armas. 
la de la risa, con dientes casi perfectos y ojos de 'me dejaré hacer todo lo que tu quieras'.
la de yo no quiero, no me invistes a otra copa, yo no bebo en vaso ajeno
la de no me importa de segundas, cuando vuelvas búscame
la que esconde sus encantos en tallas más pequeñas para engrandecerlas de caza, que devora
...ella. la que cuando él miraba, ensaltando la caña, apuntaba todo eso. por edad fue todas ellas y ninguna deseaba ser ahora. quería también disfrutar de la pesca, ayudarle con el cebo, descubrirlas.
todo sobre la mesa. cada jugadora con sus cartas, las suyas y las mias escondidas.
intensa partida. aquella explota la sonrisa inocentemente cargada, la otra el 'a mi no', ésta apuntando sus pechos y la última paseando sus deseos por el filo del vaso...yo bailando. atrayendo a aquellos rostros de barra, metiéndolos en la faena. divertido, muy divertido.
ahora él desarmado, deseando lo que otros empiezan a poseer, queriendo bailar el tango a cualquier precio. 
cerramos el bar sin terminar la jugada. nos llevó a todos. jugadoras descubiertas, los donjuanes añadidos, su tango sin terminar y a mí, disfrazada con mis medias de costuras.
enfrentamos nuestras cartas, destapando los faroles, desnudándonos de las palabras y jugando con las manos. como en ese baile, me arrastró hacia la puerta. cartas en el suelo frío y mojado, ases inútiles borrados por el deseo.
fumamos y nos miramos, estiramos nuestros miembros sólo para el estribillo. tomastes en tus manos mis nalgas, bien apretadas, apuntadas hacia tu sexo, insolentes y jugosas, aquellas que antes ellos miraban y que ahora eran tuyas. su mano empezó a acariciar mi pelo con una suavidad que sospechas amenazas. una mano apretando mi cabeza, otra con sus dedos en mi boca suplicando algún mordisco y tu sexo empujando para abrir hueco. 
sólo olor. sin mi boca, ni mis manos. melodía de gemidos, acallados por la lluvia.
nos separamos...
con hambre de
...mis ojos y mis palabras. 
para desnudarte sólo tengo sobaos en casa.

Lady Pepa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

lady pepa estas mas caliente que una matajaba

Anónimo dijo...

lady pepa y el maromo ese que se la quiso meter a toas

Rita Taylor dijo...

jejejeje !!! está aquí la cosa calentita ehhhh !!!! ¿quién es ese maromo?